Se acerca Navidad, muchos usuarios eligen hacer sus compras en Internet y los ciberdelinuentes están al acecho. Durante las fiestas, el número de  ataques a clientes de compras online y sistemas de pago aumenta de forma significativa.

 

En este período, el phishing financiero (técnica de engaño para robar datos) representa un 10% del total de los ataques, según la firma Kaspersky. En los últimos años, al menos un cuarto del total de los casos fue por este tipo de engaño.

AA TARJETASSS

En la Argentina, el medio de pago más utilizado en el comercio electrónico es la tarjeta de crédito, según la CACE (Cámara Argentina de Comercio Electrónico). En el primer semestre de 2018, el volumen facturado fue de más de $97.000 millones, creciendo de forma significativa respecto del año anterior.

“El porcentaje que representa el pago con tarjeta de crédito es del 92% que viene fuertemente soportado por las promociones bancarias y las cuotas”, señala a Infobae Marcos Pueyrredon, presidente del Instituto Latinoamericano de Comercio Electrónico y vicepresidente de VTEX para mercados hispanos.

 

Las estafas más comunes

Phishing es el término utilizado para referirse a uno de los métodos más utilizados por delincuentes cibernéticos para estafar y obtener información confidencial de forma fraudulenta, como puede ser información detallada sobre tarjetas de crédito, una contraseña u otra información bancaria de la víctima”, continúa Pueyrredon.

 

En estos casos, el estafador, conocido como phisher, a través de técnicas de ingeniería social, se hace pasar por una persona o empresa de confianza en una aparente comunicación oficial electrónica.

 

“Por lo general, se trata de un correo electrónico, o algún sistema de mensajería instantánea, redes sociales SMS/MMS, a raíz de un malware o incluso utilizando también llamadas telefónicas”, señala.

 

Las ofertas mágicas no existen

Según el experto en comercio electrónico, otra forma muy utilizada de estafa que hoy está de moda es la oferta de productos a precios “increíbles”.

 

Con características impresionantes en Instagram y Facebook de tiendas online de dudosa procedencia, te llevan a sitios con carritos de compras falsos, donde el usuario final realiza la compra dejando todos sus datos personales y los datos de la tarjeta de crédito. Y el producto que compró nunca llega“, indica.

 

Reglas de oro para proteger la tarjeta de crédito

En primer lugar, es importante evitar compartir los datos de la tarjeta de crédito a través de redes sociales, correo electrónico o chats. Además, se deben utilizar conexiones seguras, es decir, evitar las redes wifi públicas.

A A A TARJETSSSS

También es importante chequear de forma periódica los resúmenes de la tarjeta de crédito. Asimismo, tener actualizado el sistema operativo del dispositivo que se use y contar con  una protección adecuada mediante una solución de seguridad, es decir un antivirus.

 

-Para evitar caer en phishing, no se debe hacer clic en enlaces sospechosos, o que ofrezcan ofertas “milagrosas”. En primer lugar, nunca se debe hacer clic en enlaces de correos electrónicos en los que se solicite  información personal, incluso si el remitente pareciera el del banco del usuario.

– En este sentido, es importante chequear que la página web no contenga errores gramaticales o palabras extrañas. Son indicios que señalan que podría ser falsa, diseñada únicamente para robar datos financieros.

 

-Al realizar los pagos, no se deben entregar los datos a cualquier sitio, solo se debe hacer en páginas seguras. Es importante comprobar que la dirección de la página web comience con https, que es un protocolo de comunicación para la transferencia segura de datos.

 

-Algunas tarjetas ofrecen una capa de seguridad extra. Es importante comunicarse con el banco o la compañía de la tarjeta de crédito, para verificarlo. Además, siempre se debe estar atento a señales de riesgo y en caso de duda, comunicarse con el banco emisor de la tarjeta para comprobar lo que está sucediendo.

 

 Fuente: Infobae. 

Anuncios